Mi experiencia en Crowdfunding

El año pasado, 2015, decidí explorar cómo sería ser un backer, y su definición sería aquella persona que invierte dinero en proyectos novedosos porque están en necesitando fondos en poder llevar el producto a gran escala, ya que, con el dinero recaudado, podrían empezar el proceso de producción. De esta forma uno siente que está aportando, así sea con un granito de arena (en dólares claro), en una mejor calidad de vida para el beneficio del mundo.

Las 2 empresas que tenía en ese momento en el radar era Kickstarter e Indiegogo, ambas confiables desde el punto de vista de recaudación, en otras palabras, que no se iban a adueñar de los fondos que obtenía el proyecto o cualquier proyecto que apareciera en las webs respectivas. Decidí empezar con un monto pequeño, ya desde el 2014 seguía a ambas por Twitter y Facebook, uno de los primeros grandes productos fue pebble, aquel primer smartwatch que revolucionó el mercado.

Para los que no saben cómo funciona este sistema, les explico brevemente, si uno tiene una idea novedosa, con una empresa formada, tiene ya un producto al 100% funcionando y necesita fondos para poder amplificar su negocio, recurre a estas empresas como Kickstarter o Indiegogo para mostrar su producto (lo que se conoce como crowdfunding), usualmente el video te muestra todas las bondades para que tengas una mejor idea de su funcionamiento y potencialidad, uno puede aportar desde $1.00 hasta lo que el dueño de la empresa decida, digamos para efectos de ejemplo, pedir $10,000. Si uno aporta el monto mínimo es como monetizar tu “like”, te gusta el producto pero no tanto como para adquirirlo, y el en monto más alto hasta puedes ser socio inclusive.

Retomando mi primera adquisición, ya por el año 2014 estaba en pleno apogeo los “Fitness trackers” o monitores de actividad física como fitbit, Jawbone o Nike Fuel (en ese tiempo), todos costaban igual o arriba de $100, había escuchado que muchas personas después dejaban de usarlo por A o B motivos, entonces, antes de irme por una opción “pro” quería ver algo introductorio, entonces vi este producto:

TRASENSE MOVEMENT: The Smartest Daily Tracker for Under $30 

Por $35 ($30+Shipping) iba a tener un producto que, en teoría, iba a ser igual de bueno pero a la tercera parte del precio de uno reconocido, por lo que decidí apoyar el producto, por suerte solo compré uno.

Luego, animado y emocionado por esta experiencia, ya que, hasta ese momento, no había escuchado de ningún problema con cualquier producto que esté buscando fondos en Kickstarter o Indiegogo, empecé a tomar más atención a lo que salía, además estaba mi interés por tener “juguetes nuevos”.

Este fue mi primer gadget en llegar y fue un fiasco total, tanto a nivel de producto como experiencia de uso, el app había que instalarlo manualmente, los pasos que media eran de gigantes, por 10 pasos marcaba 10 kilómetros, el plástico se sentía barato, por lo que tenerlo en la muñeca hasta podía ser contraproducente, resultado: el producto un desastre, vi los comentarios en el proyecto y todos eran lo mismo, queja sobre queja, luego de un tiempo la página oficial dejó de funcionar.

Antes de que llegara TRASENSE MOVEMENT me llamó la atención un producto que estaba siendo ofrecido por el ex asesor en branding, diseño y redes sociales de Obama allá por la campaña del 2008: Scott Thomas; eran unas cartas que, de manera lúdica, te mostraban como conocer sobre tu marca, y lo más interesante, que piensan de tu marca, me pareció una excelente manera de conocer el branding de una empresa, por lo también me inscribí para apoyar “la causa”, el producto se llama:

 

The Brand Deck

En este punto descubrí que podía encontrar productos novedosos, innovadores, por una fracción de su precio real, ya que los podía comprar en el momento “preventa”, claro, usualmente las promesas de entrega eran de 4 meses para arriba en promedio, entre que cerraba la campaña, empezaba la producción y lo enviaban a su destino final, no me importaba realmente ya que eran productos que no existían en el mercado y no había apuro en tenerlos de manera inmediata.

Fue el primer producto que recibí, buenísimo y divertido, y fue por esta experiencia que seguí aportando como backer en los otros productos, lo más divertido son las cartas que vienen en  “Not Safe for Work”, palabras sobre lo que realmente piensas sobre el producto o servicio.

Por lo dicho anteriormente, subí un poco el “riesgo”, ya que hasta ese momento no tenía de manera tangible algún producto de los que había aportado (TRASENSE aún no llegaba), solo los conocía por lo que el video y la descripción me habían mostrado. Decidí apostar por este producto:

 

Codie – Cute Personal Robot That Makes Coding Fun

¡Me pareció genial! Se trataba de una forma divertida de enseñar programación a los niños, claro, yo tengo una hija y quiero que entienda este proceso, ya que había visto este video Code Stars donde los dueños de las empresas líderes en tecnología te comentan los beneficios que saber programar, entonces dije, este es EL producto, inclusive pensaba (si pensaba en tiempo futuro aún), entregárselo como regalo de Navidad, aunque ahora no se en que navidad todavía.

Codie fue uno de los primeros que adquirí y su última comunicación fue hace 1 mes, solo indican que han tenido mil problemas y que por eso sigue la demora.

Nota Adicional: El video original ya no está disponible, encontré el mismo video en otro canal de Youtube.

UPDATE 12/09/2016: “El proyecto ya no va más”, así de simple fue el comunicado, cobraron por el producto+shipping, levantaron $96,306, no hay forma de reclamar.

Después de esto, a mediados de ese año vi 3 productos que me parecieron fabulosos:

AfterShokz: Trekz Bone Conduction Headphones

Son unos audífonos que dejan abierto la oreja para poder escuchar el exterior sin privarte de la música, para mí son perfectos ya que manejar bicicleta con el tráfico de Lima usando audífonos que te aíslan del mundo exterior es muy peligroso, escuchar un claxon o cualquier otro tipo de ruido pueden evitar que sufras un accidente serio. La innovación estaba es que el sonido se transmite a través del hueso, los he probado y son geniales, ¡finalmente un producto tangible y que funciona!, no usa cables ya que usan conexión bluetooth y son muy cómodos, 100% recomendados.

 

Touchjet WAVE: Turns TV into a Touchscreen Tablet

Como su nombre lo dice, convierte cualquier TV LED en una Tablet, me pareció una novedosa alternativa a los proyectores, además costaba la 5ta parte de alguno de ellos, por lo que, realizar presentaciones de esta manera sería novedoso e impactante, si…. “sería” porque aún no lo tengo en mis manos, esperemos que la expectativa sea como lo espero.

Y el producto final que compré fue:

Butterfleye: Smart and Versatile Monitoring Camera

Una cámara de seguridad, sin cables de conexión a la corriente y con reconocimiento de movimientos para distinguir entre una mascota y una persona, además solo graba cuando reconoce un movimiento genuino (al menos eso dice la teoría), por lo que ahorra ancho de banda, energía y espacio de almacenamiento ya que todo el video se va a la nube (internet) por lo que puede ser visto desde cualquier lugar que tengamos acceso a internet.

Aún no lo entregan, sin embargo mantienen cierta comunicación para ir notificando de los avances.

Experiencia final

Resumiendo entonces, Con Codie las novedades del proyecto son cada 3 o 4 meses y más la experiencia de TRASENSE, decidí ya no invertir absolutamente en nada más de lo que había hecho, de los 6 productos, solo me enviaron 3: TRASENSE, Brand Deck y AfterShokz , 2 muy buenos y uno que considero una nueva forma de engaño en estos tiempos, de los otros productos: Codie, Touchjet WAVE y Butterfleye, solo queda esperar a que los manden, y espero que los manden en algún momento realmente.

Pensé que tanto como Kickstarter e indiegogo tendrían alguna política de penalización, pues no, al parecer no había nada, al menos hasta ese momento, luego hubo un escándalo con estos 2 proyectos que estafaron a miles de backer: Coolest Cooler y Zano, un selfie drone. Viendo que Kickstarter no tiene ninguna responsabilidad sobre el resultado de los proyectos o al menos no la quiere tener, lo mejor fue alejarse de ese tipo de iniciativas, quizás como dice el dicho, justos pagan por pecadores, y por los montos promedio que se solicitan, mi consejo es que inviertan en un producto 100% en el mercado.

¿Mi experiencia final? Muy mala como balance final. Espero hacer un update de este post cuando en algún momento me manden los productos que faltan.

Leave a Reply

Navigate