¿Existe una relación entre social media y tu conducta en el trabajo?

Imaginen este escenario laboral: Juan y María son 2 empleados de una empresa importante y con buena reputación, como ambos son amigos usualmente se cuentan lo que sucede en el trabajo y las dificultades y retos  que tienen día a día. Sin embargo, un día, Juan le cuenta a María que posiblemente van a ser comprados por otra empresa y que vaya viendo -por si acaso- otras opciones, María entra en pánico y publica en su muro de Facebook que está buscando trabajo urgente porque la empresa donde labora actualmente va a ser comprada y que necesita enviar su CV lo más pronto posible, en pocos segundos, los amigos que tiene María en su Facebook de la misma empresa empiezan a preguntarle que es lo que está pasando y en pocos minutos ya casi toda la empresa ha escuchado el rumor y el pánico se vuelve general, lo que origina: a. inestabilidad, b. improductividad, c. pánico y una posible fuga de talentos.

Bueno, este escenario hipotético no es tan lejano de la realidad, y es lo algo de lo que he querido escribir ya que cada vez escucho más historias sobre como se está afectando la cultura de la empresa con las redes sociales y como en toda empresa, se puede ordenar bajo lineamientos generales para todos tener las reglas claras.

Usualmente cuando uno entre a una empresa, ésta le hace firmar al empleado un código de conducta, básicamente orientado a las normas que rigen el comportamiento del empleado DENTRO de la empresa y DENTRO de las horas laborales, y claro, hasta hace 5 años no teníamos una explosión de las redes sociales ni de los smartphones con full acceso a internet, por lo que, ya no es suficiente bloquearlas porque cada vez más gente tiene el acceso desde su teléfono móvil y/o Tablet.

Y no sólo me puedo referir a una crisis laboral, también cada persona es el embajador de la empresa en donde trabaja, lo bueno o malo que comenten acerca de ella en su red social será leído por todos sus contactos y estos pueden compartirlo a los suyos, además también está el hecho de que se pueda publicar o compartir información sensible que quizás no debió realizarse, como por ejemplo poner en su cuenta de Facebook que el producto A, con la mejora Y (quizás probado al interno antes de sacarlo al mercado) está excelente! poniendo en evidencia a la competencia.

Hablan los expertos

Siempre he escuchado decir que todo lo que colocamos en nuestra red social es información privada y como tal, lo que publicamos o dejamos de publicar es un problema que sólo incumbe a la persona en cuestión, y que sí el empleador realiza alguna acción de corrección sobre algo que publicaste estaría yendo contra tu intimidad. Bueno, empezaré desmintiendo este punto ya que revisar o leer lo que uno pública por un tercero en una red social no llega ni a “chuponeo” digital.

Consultando con Lucero Papa Burgos, Jefe de gestión del Talento y Liderazgo en una empresa reconocida de retail, me comenta lo siguiente:

“Lo que existe (desde siempre) son las políticas internas de trabajo que según la empresa, la cultura de la empresa específicamente, va a sub-dividirse por dimensiones de interés: Comportamiento dentro de la empresa, uso de equipos, uniforme, entre otros. Y de ahí salen los lineamientos que todos los colaboradores deben seguir y claramente se dice que cualquier conducta/acción que incumpla alguna de las indicaciones dadas en las políticas de la empresa, serán tomada como falta (grave o leve, según el caso).”

Significa entonces que si tu comentario en redes sociales fue en contra de las políticas internas de trabajo puedes ser [email protected], y de acuerdo a la falta, esta puede ser grave o leve, y siguiendo el ejemplo del inicio del post, podríamos decir que sería catalogada como una falta grave, eso sí, las sanciones deben ir de acuerdo a la falta, debe haber proporcionalidad en ello, y claro, así sea una falta leve, iría a tu archivo personal perjudicándote a futuro.

Si bien este tema no está regulado (aún) por el estado peruano, no significa que no se puede sancionar, según German Lora, Abogado Laboralista, socio de Payet, Rey y Cauvi  cualquier quebrantamiento a la buena fe laboral puede ser sancionado, y esto está detallado en el inciso a, artículo 25 de la ley de productividad y competitividad laboral D.L. Nro 728:

Artículo 25.- Falta grave es la infracción por el trabajador de los deberes esenciales que emanan del contrato, de tal índole, que haga irrazonable la subsistencia de la relación. Son faltas graves:
a) El incumplimiento de las obligaciones de trabajo que supone el quebrantamiento de la buena fe laboral, la reiterada resistencia a las órdenes relacionadas con las labores, la reiterada paralización intempestiva de labores y la inobservancia del Reglamento Interno de Trabajo o del Reglamento de Seguridad e Higiene Industrial, aprobados o expedidos, según corresponda, por la autoridad competente que revistan gravedad.

El principio de buena fe en pocas palabras significa que se debe exigir una conducta recta u honesta, entre ambas partes, sea empleador o empleado, y cualquier falta a este es sancionable.

Y retomando el tema de si lo publicado dentro de mi círculo privado pueda darme la sensación de íntimo e inviolable, el Dr. Lora es claro en que la única forma en que podríamos entablar una demanda o queja contra la empresa es si la información por la cual fuimos sancionado fue obtenida de manera ilegal como el hack de la cuenta que permitiría ver información no pública como el inbox de Facebook, todo lo demás que escribimos en nuestro wall de Facebook o en el timeline de twitter se considera público.

Existen varios ejemplos que podemos citar, el más elemental es hablar mal de nuestro jefe teniéndolo dentro de nuestra red, parece tonto y hasta ilógico pero sucede, inclusive al tener un amigo en común con nuestro jefe y éste le comenta lo que acabas de poner, con un simple print screen al comentario que publicaste como desahogo se convirtió automáticamente en una prueba completamente válida de conducta y/o actitud.

Inclusive poner algo tan sencillo como “Odio el Lunes” se puede interpretar como un “odio a mi jefe” u “odio mi trabajo” y puede ser sancionado, ya depende del empleador si desea hacerlo y la gravedad que aplicará al ser una falta grave contra el principio básico de respeto entre empleador y empleado.

En resumen, las redes sociales es como estar en el parque, uno puede hablar con otra persona de lo que desee pero no significa que sea un medio seguro y codificado ya que muchas personas a nuestro alrededor puede escuchar la misma información, lo que antes se le llamaba ingeniería social hoy lo conocemos como Facebook.

4 Comments

  1. Mario Zegarra

    Interesante caso hipotético el que planteas. Gracias.

  2. Adolfo Flores

    Muy interesante lo planteado,ademas de este tipo de conductas es importante tratar de conocer en si ,la verdadera política laboral de las organizaciones con respecto a los RRHH. A un amigo que era gerente de una importante empresa , casi lo sancionaron por que lo vieron en TV con los jugadores del un equipo de fútbol celebrando en cancha el campeonato local.Le manifestaron que no era una norma de comportamiento ético en su organización y casi lo despiden.
    Hay que tomar en cuenta también la libertad del individuo en su opinión.saludos

  3. Julio Diaz

    Hola Ubaldo, me interesó el comentario que hiciste ayer en clase y lo busqué en tu web personal. Ciertamente el caso hipotético se puede presentar en la realidad, es más, yo diría que hay altas probabilidades de que ya se estén dando, pero por el tema tabú o el qué dirán (para ambas partes) es que aún no sale al tapete. Pero nuestra sociedad es tan “chismosa” que pronto saldrá en un noticiero como “primicia”. Lo importante acá no es tanto “controlar” o “que “el colaborador” (no me gusta llamarlo como “trabajador”) no exponga situaciones ni información interna y privada de la empresa donde labora bajo ningún mecanismo, ya sea on-line u off-line, sino, pensando más allá, es que, hasta que punto el “clima laboral” de esas empresas es el adecuado y hasta donde es “automotivante” para esos colaboradores que expresan indirectamente “su sentir” en FB (por ejemplo: “Mañana es lunes … noooo … que flojera !!!”) o en cualquier plataforma de comunidad virtual, el laborar precisamente en esas empresas. Entonces sería mucho más inteligente que el CEO en coordinación con el gerente del Area de Gestión del Talento de esas empresas instauren un sistema tal que haga seguimiento de los insights de sus colaboradores dentro y fuera del centro laboral. ¿Cómo? Ahhhh … que piensen pues. Pero ojo, en ninguna parte de mis comentarios he mencionado ni dejar entrever ni mucho menos que se espíe a los colaboradores o se haga seguimiento sistemático. El tema da para un análisis mucho más profundo y quizás utilizando las estrategias de redes sociales se pueda diseñar algo innovador en este campo tan rico de la gestión del talento humano. Saludos.

  4. Gracias Julio por comentar, antes que nada, disculpa la demora en responder, había dejado un poco abandonado mi blog pero ya debo “alimentarlo” más seguido, sobre lo que comentas, no es necesario hacer seguimientos a los colaboradores, tan sólo basta con tener políticas para uso de redes sociales, y la posición sería la misma que la que se tiene frente a un código de conducta offline, respetarlo, además, para la gente que postea ese tipo de comentarios la otra vez mi esposa me dió una imagen muy buena que decía “face you problems, don´t facebook them”

Leave a Reply